º C Vie 18 de agosto, 00:18 hrs. La Plata, Buenos Aires.

Debate, polémica y elecciones

Carta Abierta a Carolina Píparo: "Berlín, las bombas. Argentina, la política"

El ex concejal de la Unión Cívica Radical y Licenciado en Comunicación Social, Pablo Pérez, publicó en las redes sociales una misiva dirigida a Carolina Píparo, devenida este año en dirigente política de la Ciudad. La compartimos con nuestros lectores.

por Blanco Negro

19/07/2017

Iiiiii

Los dos sufrimos la tragedia. Quizá la tuya, tu dolor, es naturalmente mayor porque la biología nos dice siempre que los hijos despedimos a nuestros padres. El mío se fue una tarde de invierno, luego de ser asaltado y asesinado. Los dos emprendimos luchas por diferentes caminos. Valoro la tuya y aunque no coincida la admiro.

Dicho esto, Carolina, hablemos de política. Todos miden sus palabras cuando se dirigen a tu persona. No es políticamente correcto confrontar, debatir, con una madre que perdió a su hijo. Pero perdí a mi padre y desde muy pequeño abracé los valores del radicalismo para forjarme como ciudadano. Aprendí que la política es maravillosa cuando la consideramos sencillamente la herramienta que puede transformar la realidad.

Creo que sos consiente de lo que genera tu figura…amor, cariño y respeto. Yo lo siento, pero discrepo absolutamente con algunas de tus premisas, que tienen que ver con que “existen las familias delictuales” y que el slogan de “ningún pibe nace chorro” es parte de la excusa del garantismo judicial, bobo le agregaría yo. Te garantizo que no es así.

No vamos a filosofar ni entrar en discusiones que nadie entiende. Decía Ortega y Gasset que el hombre es él y sus circunstancias. Traducido, el contexto que nos rodea ni bien abrimos los ojos generan nuestra futura percepción de la realidad. Las consignas cortas generan la muerte de la política. Y es obvio que detrás del “progresismo” se esconden marmotas entrenados para decir disparates. Te garantizo Carolina que ningún pibe nace chorro. Pensemos juntos. Viajemos en la historia y traigamos un ejemplo bien exagerado, brutal. El holocausto quizá fue la mayor tragedia de la historia mundial. Un viejo general del tercer cuerpo del ejército de los Estados Unidos a medida que penetraban en territorio alemán desde la Francia liberada afirmaba “que todos los alemanes son nazis”. Casi 80 millones de nazis. Mac Arthur, jefe del ejército americano reflexionaba que hacer.

La idea de desnazificar a Alemania era su obsesión. El tercer Reich había convertido a toda una nación al nazismo? La astucia americana, la intuición de un gran general le decía que no. Cómo empezaron a demostrarle a los alemanes que en realidad los mil años de grandeza prometidos por Hitler no era más que una perogrullada deuna banda de asesinos fanáticos: Nuremberg. Enjuiciados los jerarcas, el pueblo alemán comenzó a vislumbrar que años de propaganda y hostigamiento los habían llevado locamente al suicido colectivo. Hay una gran película Carolina, acerca de la vida de Einstein,en donde en la Alemania de la preguerra, en pleno Berlin, un niño de las juventudes hitlerianas descubre al científico y vestido con su uniforme nazi se le acerca…”Albert Einstein?”… ”Cuando sea grande quiero ser científico como usted, me firma un autógrafo”. De más está decir que el mayor cerebro que dio la condición humana tuvo que escapar a Estados Unidos por su condición de judío. Y ese niño quizá termino ametrallado en algún lugar de Europa. Alemania se recuperó y hoy es la mejor democracia del mundo. Juzgó a los nazis.

Aquí, exceptuando a Raúl Alfonsín y su juicio a las Juntas, jamás enjuiciamos a nadie. Es más, los “jerarcas” de años de producir miseria y marginalidad son senadores, diputados y candidatos. Cómo podemos pensar en una familia delictual cuándoesa familia fue ella y sus circunstancias? ¿Cómo podemos pensar que “ningún pibe nace chorro”, es un axioma del progresismo imbécil si ese pibe es él y sus circunstancias? Así como los nazis construyeron las condiciones subjetivas para desarrollar semejante tragedia y arrastraron a toda una gran Nación detrás de si, nosotros no hemos realizado un trabajo mucho menor. No creo en la “cosa” conductual o lineal.

Pero, si un 30 % de ciudadanos viven miserablemente date por segura que no estamos construyendo la Gestapo,pero si “Los Polaquitos”. Sostener que una familia es “naturalmente” delictiva, porque su abuelo fue ladrón, lo fue su padre y lo será su hijo es directamente no hacerse cargo de lo que hemos parido como pueblo.

Te garantizo Carolina, te lo aseguro que Ningún pibe nace chorro. No te ubiques en esa posición, que admito es la más fácil y la que más gusta, en decir que si bajamos las penas estamos combatiendo a la inseguridad.

Es tan reductible como el zafanorismo abolicionista. Cuando millones son llevados a extremos de miseria o locura, como en Argentina y Alemania, nada los detiene. Yo te invito a caminar los andurriales, sin cámaras, sin alcahuetes que te palmean la espalda porque saben que esa foto es poderosa electoralmente y eso les garantiza seguir haciendo…no mucho.Cuidate de esos Carolina. Son los peores.

Yo te invito Carolina. Soy un ignoto platense que padeció la inseguridad. Pero cuando un niño va a la escuela a comer porque San Martín, Belgrano y Moreno pueden esperar pero la panza no, estamos construyendo “las circunstancias” de este holocausto propio.

Alemania finalmente prosperó y estoy seguro que aquello de que “todos los alemanes son nazis” es una buena enseñanza para comprender que en ningún caso “los pobres son todos chorros” y esto es de casualidad, porque ningún Mac Arthur se encargó de romper con el “destino manifiesto” de nuestra Nación: Carolina si no empezamos de abajo, las leyes que vengan de arriba sólo serán un cañonazo sobre tierra destruida, como en Alemania.

Saludos afectuosos.


Noticias relacionadas

  • Cubo

    Enamorados de las encuestas los argentinos van a las urnas: por qué fallan los pronósticos

    Ante la falta de información, el ser humano supone que lo peor va a pasar. Es un mecanismo propio de nuestra configuración cerebral de cuando vivíamos en las cavernas sin la estabilidad, el confort ni las soluciones a las necesidades primarias que hoy tenemos. Las sociedades se basan en una construcción de confianza, y esa confianza se construye a partir de la comprensión de un escenario específico de manera compartida por la mayoría. Cuanto antes supiéramos cuál iba a ser ese escenario, más fácil para todos era consensuar y proyectar sobre ese nuevo escenario social. (Por Sergio Doval, Director del Programa de Opinión Pública de la UAI)
    04/08/2017

  • Mapu

    La campaña del desierto no terminó: qué hay detrás de la represión a los mapuches

    En pleno Siglo XXI una batería de prejuicios y mentiras sigue estigmatizando al pueblo mapuche como “extranjero” e “invasor” para justificar la negación de sus derechos constitucionales y la represión del Estado para defender los intereses de terratenientes que en la mayoría de los casos sí son extranjeros.
    10/08/2017

  • Gildo%20%282%29

    Esto recién empieza

    Por Gildo Onorato, Secretario de Políticas Sociales del Movimiento Evita
    14/08/2017