º C Vie 06 de diciembre, 00:34 hrs. La Plata, Buenos Aires.

Por Gustavo Smith

El desafío que plantea Podemos

A partir del triunfo del nuevo partido político español Podemos en las recientes elecciones españolas se abre un abanico de interrogantes que bien vale la pena analizar. Aún cuando se traten aparentemente de realidades tan distantes como complejas, que poco tiene que ver con las discusiones políticas y económicas nacionales, e incuso de la región, la real posibilidad de un cambio de orientación política en uno de los países clave de Europa y con fuertes vínculos con América Latina cobra absoluta relevancia.

10/06/2015

Podemos

El triunfo de Ada Colau en Barcelona y la posibilidad cierta de que Manuela Carmena se transforme en la alcaldesa de Madrid, sumado a la expectativa que supone que el liderazgo político de Pablo Iglesias lo lleve al gobierno general, refleja que el movimiento político emergente luego de la crisis europea de 2008 tiene reales posibilidades de acceder por primera vez al poder en España y desplazar al tradicional bipartidismo de la escena política.

Este movimiento, así como los nuevos liderazgos latinoamericanos pos neoliberales, surgió en medio de la espectacular crisis económica y financiera española, que se tradujo en un fuerte descontento popular y de la que PODEMOS terminan siendo expresión política. España, uno de los países más poblados de la Unión Europea ofrece cifras económicas y sociales alarmantes. Niveles de actividad nulos y años de recesión, más de un 25% de desempleo y una tasa de desempleo juvenil que roza el 50%, y altos índices de pobreza, son algunas de las consecuencias de la crisis que desde 2008 arrastra a Europa y a buena parte del mundo occidental a una debacle como hacía décadas no se veía.

La situación conmueve particularmente a la periferia europea y estimula el debate político e ideológico en aquella región y el mundo. En efecto, no sólo España sino también Grecia, Portugal, Italia e Irlanda atraviesan situaciones similares en términos económicos y sociales. Países que se incorporaron hace décadas (Irlanda en 1973, Grecia en 1980 y España y Portugal en 1986) al esquema europeo pero que no desarrollaron una economía competitiva sino complementaria en relación a la de los países centrales hoy sufren sus secuelas más alarmantes.

Si a esta situación sumamos una decisión política casi unánime en favor de aceptar los rígidos condicionamientos económicos para la llegada del euro hace casi 15 años, podemos comprender las consecuencias casi inevitables de una crisis que golpea en los estratos más bajos de la población y afecta a la estructura económica y social.

Grecia, Italia, Portugal, España viven convulsiones políticas, cuando no un cierto clima de fragilidad social. Podemos es el resultado español así como Syriza y el liderazgo de Alexis Tsipras lo son en Grecia. Grecia primero y España hoy cuestionan las consecuencias sociales de aquellos programas y plantean salidas urgentes de una visión tan rígida de la economía y la sociedad como brutal en sus resultados. Por eso se vuelve tan interesante el estudio de las implicancias que para adentro de los países pero también para Europa y el mundo traen estos nuevos fenómenos políticos.

Esto en España supone alterar el bipartidismo histórico que caracterizó al sistema político post dictadura de Franco cuando el PSOE y al Partido Popular se disputaron el poder aun manteniendo escasas diferencias ideológicas en términos del manejo económico y la relación con Europa. Resta saber si efectivamente esta nueva opción política puede consolidarse, disputar el gobierno y una vez en el poder transformar a la sociedad española desde lo económico sin casi autonomía y con las trabas y el escaso margen de maniobra que le quedan a los Estados atados a una lógica fiscal, monetaria y comercial definida por el conjunto europeo.

En Europa el desafío es observar cómo se puede multiplicar la experiencia griega y española en el resto de los países y que ello no suponga salidas del euro o incluso de la Unión Europa. Hasta el momento ninguna de las nuevas coaliciones ha propuesto seriamente “salir de Europa” aunque si compartir el esfuerzo de la mejoría desde la integración. Esto supone un desafío político e ideológico importante. Situación que no parece acorde a los intereses de Alemania hoy el centro de gravedad económico de una unión que baila a su ritmo desde los últimos años.

Para el mundo, pero particularmente para nuestra región la experiencia española puede demostrar que el camino trazado hace años a partir de la irrupción en el poder de gobiernos pos neoliberales era el correcto. Las crisis económicas y sociales de fin de siglo generaron el surgimiento de liderazgos como los de Hugo Chávez, Néstor Kirchner y Cristina, Rafael Correa, Evo Morales, Lula y Dilma Rousseff y el Frente Amplio en Uruguay que pusieron, a pesar de sus diferencias, otra manera de entender la economía y la política.

Esto es, una visión más afín al interés popular donde el Estado juega un papel relevante en la economía y orienta las variables en función del desarrollo general. Esto es ni más ni menos lo que planeta Podemos en España. Habrá que ver el resultado final.


Noticias relacionadas

  • 11

    Cómo los diarios argentinos y bolivianos ocultaron el Golpe de Estado contra Evo Morales

    El 21 de octubre, al otro día de las elecciones generales en Bolivia, comenzó el golpe de Estado contra el Presidente constitucional y legitimo del Estado Plurinacional, Evo Morales. Había ganado los comicios en primera vuelta, pero la oposición de derecha los desconoció inmediatamente y en ese momento comenzó a desarrollarse el plan golpista.
    15/11/2019

  • Leyria

    El hambre en la ciudad de La Plata es una cuestión de voluntad política

    Por Marcelo Leyría. Abogado, docente universitario. Dirigente de Encuentro Peronista. Diplomado en Conducción de Organizaciones Sociales (UNSAM). Especialista en Doctrina Social de la Iglesia (UCA). Miembro de la Fundación Soñar Argentina.
    17/11/2019

  • Lp

    Un modelo de desarrollo sustentable para nuestra ciudad

    Por Gastón Crespo, concejal del partido GEN
    18/11/2019